Imagine...Abrir una puerta en la pequeña calle empinada « rue des Bergers » cerca de la Prefectura y el Puerto Viejo. Al entrar, el olor a cera y a lavanda, el viejo reloj, las baldosas pulidas, la frescura y el silencio, que le trasladan al corazón de la Provenza francesa con su melodiosa mezcla de colores. En el patio, la piscina de  piedra natural que incita a los placeres del farniente. Destacable obra de los voluntarios «compagnons-bâtisseurs», el "Mas en Ville" restaurado con materiales antiguos y de calidad noble, como la piedra y la madera, evocan los lugares y personajes famosos de Marsella. Hélène y Paul estan encantados de recibirles en un ambiente cálido.

Français
English
Español
Deutsch
Italiano